exito_produce_plantas_de_concreto

19

JUNIO, 2020
Publicado por Edgar Andrés Cabezas Bolívar, Community Manager Mt Agencia485

El éxito está en producir con plantas de concreto

Hace unos años, producir concreto en obra no era común dentro del sector de construcción; por ende, las plantas de concreto no tenían la fuerza con la que cuentan actualmente; el grueso de las medianas y pequeñas empresas obtenían sus concretos de los suministros de las grandes compañías premezcladoras.

¿Qué factores podríamos mencionar como incidentes en esa cultura de comprar concreto a premezcladores? He aquí algunos:

El cemento era una materia prima manejada al antojo de los productores de cemento, quienes no tenían reato alguno en obstaculizar y frenar las ventas a aquellas empresas constructoras que intentaban hacer producciones en obra con plantas de hormigón y, a los ojos de los cementeros, eran vistos como potenciales competidores. No fue hasta muchos años después que se vieron las primeras importaciones de cemento al país.

Los ingenieros no tenían a su alcance equipos, como las plantas de producción de concreto, con costos razonables, pues no existían productos nacionales, y los importados no solo eran de tamaños y producciones grandes, sino también de altos costos.

Los equipos de colocación de concreto como bombas eran escasos e igualmente costosos.

En años posteriores, a finales de los 90, se presentó la última crisis seria de la construcción recordada en Colombia, colapso del sistema de financiamiento de vivienda UPAC: Unidad de Poder Adquisitivo Constante. Esto trajo consigo quiebras de un sinnúmero de compañías de la construcción, un cambio de paradigmas en la manera de apalancar y financiar los proyectos (vivienda particularmente), definición de porcentajes mínimos de ventas antes de iniciar construcción, reacomodamiento de los actores en el mundo del cemento, cambio de la normativa de sismo resistencia, etc. La salida de la crisis, específicamente en el sector vivienda, se dio a través de un cambio lento pero firme y constante en el modus operandi de las compañías constructoras y, particularmente, en las condiciones respecto a la manera de producir concreto:

Las compañías premezcladoras de concreto no estaban preparadas para atender con la celeridad, oportunidad, calidad y cumplimiento a todos los actores del sector, por lo que se generó una necesidad en la demanda que no fueron capaces de atender.

Por lo demás, el mercado en el que centraron su interés primordial fue el de los megaproyectos y dejaron a un lado a los pequeños constructores.

Al no contar con el soporte de los premezcladores, las compañías constructoras se vieron en la necesidad de volverse autónomas y producir ellas mismas su concreto en obra. Para ello, se incursionó en el uso de otro tipo de cementantes para disminuir el costo de los concretos usados, particular e importantemente la ceniza volante (fly ash) o puzolana.

Hubo un crecimiento considerable de compañías de ingeniería de concreto, de laboratorios de diseño, falla de cilindros y, en general, un cambio sustancial en la manera en que se miraba por parte de los ingenieros en obra el tema y su forma de abordarlo.

De ahí en adelante, la producción de concreto en obra ha venido tomando fuerza, además, por sus ventajas frente a la producción tradicional.

0 commentarios

Déjanos un comentario