Conexpo

08

JUNIO, 2020
Publicado por Edgar Andrés Cabezas Bolívar, Community Manager Mt Agencia215

¿Sabe cómo optimizar su presupuesto y cronograma de trabajo al realizar una obra?

Dentro de las obras de construcción encontramos procesos que exigen parámetros estrictos, debido a la eficacia y efectividad que se requiere. Es por eso que siempre se está en la búsqueda de un mejor rendimiento sin afectar la calidad y sin presentar error alguno.

Optimizar procesos y recursos dentro de las obras de construcción comienza a ser complejo cuando se deben contemplar variables como el tiempo y el espacio, para realizar ahorros. Se han realizado estos procesos bajo los mismos parámetros por tantos años que tal vez se ha creído que es la única forma de hacerlo.

De ahí que las optimizaciones de toda clase de recursos jueguen un papel importante a la hora de construir, pues a medida que pasa el tiempo y el sector de la construcción avanza, es cada vez mayor la necesidad de mejorar los procesos para lograr un mejor resultado con menos recursos. Para ello, la autonomía dentro de la obra es la respuesta.

El concepto de la autonomía en construcción hace referencia al conjunto de habilidades que cada persona tiene para tomar sus propias decisiones; la capacidad para ejercer independencia y autogestionar. Un ejemplo de su aplicación es cuando se pueden eliminar procesos que están en manos de terceros y que pueden comenzar a realizarse desde la misma obra.

El tiempo es oro

En la mayoría de los casos, los insumos y materiales requeridos para ejecutar la obra son adquiridos por terceros, lo cual implica que la logística de adquisición sea lo más efectiva posible, pues si llega haber un mínimo error en la entrega, factores claves como: costos, adjudicaciones, procesos de contratación, recursos financieros, programas de entregas periódicas, entre otros, pueden ver se afectados. Lo indispensable es cumplir con los cronogramas establecidos y actividades a realizar.

En la obra se deben ajustar todas las variables con los procesos de construcción, haciendo que sean resueltas las distintas actividades con el fin de que se garanticen y ejecuten en los tiempos previstos. Para ello, es importante que los procesos se lleven a cabalidad con la variedad de equipos que permitan alcanzar las velocidades, en su mayoría, sin depender del factor humano. El encofrado y materiales como el concreto, los cuales son resueltos con las grúas torres, malacates, elevadores mixtos, bombas de concreto y torres con brazos móviles para la colocación del hormigón. Equipos como estos han permitido reducir sustancialmente los tiempos de ejecución de procesos repetitivos.

Dentro de las actividades fundamentales, también se encuentra el abastecimiento del concreto que el proyecto requiere. Aquí, las posibilidades son dos: la primera es, adquirirlo de un premezclador externo y, la segunda, produciéndolo directamente en el proyecto.

Un ejemplo claro es que al producir concreto en obra tenemos una verdadera disposición del mismo, de acuerdo al avance del proyecto y su programación. De igual forma, contamos con un efectivo manejo de material sobrante, lo que permitirá reducir posteriores correcciones traducidas en pérdidas, demoliciones y reconstrucciones; logrando así, una autonomía precisa dentro de la obra. Estas son algunas características que no encontramos cuando hablamos de concreto premezclado.

En ese sentido, se puede mejorar el rendimiento de las etapas de construcción optimizando tiempos, recursos y generando una autonomía dentro de la obra. Siempre supervisando cada una de las etapas, pues de nada sirve terminarlas en poco tiempo, si luego hay que volver atrás para afinar detalles.

0 commentarios

Déjanos un comentario