Evolución de la maquinaria para concreto

Para conocer cuáles fueron los primeros cimientos en la evolución de la maquinaria para concreto, toca remitirse a los Estados Unidos. A partir de innovaciones que pudieran ahorrar la mano de obra, se empezaron a generar maquinarias de gran alcance. Primero, se dio en la agricultura, y luego en la construcción. La tradición de mecanización se hizo indispensable en este prospecto hacia el futuro.

Los inicios de la maquinaria para concreto

Hace más de cien años, el estadounidense Carl Ethan Akeley, creó una máquina para recubrir esqueletos de animales prehistóricos. Este taxidermista, al darse cuenta que no era posible recubrir los huesos metálicos que le gustaba diseñar, generó un sistema que se basaba en introducir una mezcla seca (cemento y agregados) por una tubería de impulso, y el agua en una boquilla. Esta creación se explotó comercialmente y tuvo gran acogida.

El mortero aplicado neumáticamente a gran velocidad fue un alivio para la época. Después de más de un siglo, el concreto ha tenido una tremenda evolución, tanto es así, que las mezclas de materia prima y los equipos que se utilizan para su aplicación, han sido fundamental para el avance de las diferentes obras que se llevan a cabo. La versatilidad del cemento hace que se pueda aplicar en construcciones complejas, es así como los túneles y soportes de estructuras pueden ser un ejemplo de la evolución de la maquinaria para concreto.

Una evolución progresiva

En el momento en que la maquinaria a vapor se creó, la evolución ha sido progresiva. El origen de uso de diferentes combustibles fósiles, más la combinación de conocimientos de hidráulica, eléctrica y neumática, facilitaron las construcciones en todo el mundo. Es sí que se ha podido progresar con el tiempo y se ha podido afianzar la maquinaria como un uso esencial en cualquier parte. La necesidad de crear a gran escala, no sería posible sin estos adelantos y herramientas.

La maquinaria para concreto tiene como materiales: El cemento, agua, arena, grava, fibras y aditivos, relativamente son fáciles de obtener. Sin embargo, es necesario saber para que tipo de estructura se va a utilizar en la construcción. Es así como la maquinaria ha evolucionado en pro de saber cuales pueden llegar a ser las proporciones correctas para su utilización, de la misma forma en que se pueda generar un concreto de buena textura, durabilidad y resistencia. Ha evolucionado a tal punto que se ha convertido en un verdadero centro de la alta tecnología moderna.

Estas maquinarias de alta tecnología llegan a proporcionar cálculos exactos, también muestra la cantidad exacta de cada componente y controla la maquinaria automática, y generar la mezcla homogénea, de esta forma asegura que tenga una alta consistencia y calidad para utilizar en la maquinaria.

La evolución de estas plantas de concreto, permiten grandes producciones que se llegan a centrar en la fabricación de bloques, adoquines, tubos vigas, placas de concreto y bordillos. Además, el suministro de concreto líquido a obras. Estas están hechas para suministrar los productos que sean necesarios en grandes construcciones y que se puedan adaptar a todas las necesidades del caso.

Los resultados de la máquina para concreto

La optimización de la maquinaria, ha permitido que el concreto sea más que un producto. Este servicio proporciona una cantidad enorme de beneficios tanto al usuario, como al contratista, al gerente de proyectos, al propietario de una obra, y en realidad, para la humanidad si la obra se tiene en consideración para mejorar la calidad de vida de las personas o si quiere permitir una mejor apariencia en general.

Ahora bien, y no menos importante. La necesidad de que estas máquinas también cumplan con el medio ambiente, es primordial para la conservación del mundo. Los materiales que se necesitan, pueden llegar a contaminar de gran manera, y por eso en los últimos años se ha cambiado la visión acerca de cómo emplear máquinas que consuman otro tipo de fósiles, y de igual forma, que los materiales no generen tantas emisiones de CO2, polvos en suspensión, ruidos y vibraciones, y tantos residuos que terminan afectando de forma irreparable nuestro planeta.

ENTÉRATE

Feria de construcción de Ámerica, CONEXPO

Exportamos a diferentes países Latinoamérica

La DMP20 es una planta mezcladora móvil para producción de concreto